Mis días son de colores

     Que soy optimista, alegre, positiva y vital creo que todos lo sabéis; pero también tengo mis días regulares, peores, menos buenos, porque en esta vida no todo es blanco o negro, ni siquiera una escala de grises; yo tengo mis días de colores.


     Días de un azul intenso porque brilla el sol y me siento llena de energía; días rosas porque paso más tiempo con la gente que quiero, con la que de verdad me importan; días verdes porque siento que lo estoy haciendo bien; días rojos porque los lleno de pasión; días naranjas porque los dedico a poner en orden mi casa, mi vida; días fucsia porque me siento creativa.... colores y más colores que llenan mis días.

     Quizás penséis que estoy loca, pero yo lo vivo, lo veo así. Es más me centro en intentar que haya color, en evitar los días grises y negros que para mí están llenos de quejas, de lamentos, de amargura, de tristeza; esos días aunque intentan amanecer en mi vida hago lo posible por teñirlos de color.


     Hoy es un día de un tono violeta intenso, un Pantone 235 C, porque mi cabeza está nublada, está encerrada en una neblina que no le deja pensar ni actuar con claridad. Tal vez por eso este desvarío tan lleno de pigmentos y matices.

     Y podréis pensar que hoy es un mal día, pero no, solo es un día peor, un día algo más complicado, que se me está haciendo eterno, pero es un día que también está lleno de cosas buenas, como el sol tan espectacular que luce y que entra a borbotones por mis ventanas bañando mi casa de luz, de calor; es un día que estoy compartiendo con una de mis personas favoritas y estoy feliz; a pesar de todo, sigo estando feliz. Porque no me cansaré de repetirlo, yo elijo cómo afrontar las cosas, las situaciones, y he decidido ser feliz, pese a todo; pese a todos.

      Es un día peor, de los que se me están acumulando demasiados últimamente, pero que le vamos a hacer, la fibro es así; por eso no me rindo. A pesar de tener ganas de llorar, de gritar, a pesar de saber y reconocer que no estoy bien; no es un día malo, porque la vida me sigue pareciendo maravillosa y llena de cosas buenas, y con ellas me quedo.

      La pena es que hay gente a la que le molesta mi optimismo, mi felicidad, personas que me dicen, "oye, no seas tan feliz y positiva que deprimes al resto", me pasa demasiado a menudo tener que leer o escuchar esto. Y me parece muy triste, no el que haya gente que lo pase mal al ver a otros felices, no, eso lo respeto porque cada persona es un mundo y estamos en un momento personal, familiar, social, distinto. 

      Lo que me parece triste es que haya quien me venga con la frasecita, "no seas tan positiva que deprimes", y acepto las críticas, ojo, claro que las acepto, hago públicos mis escritos, mis ideas, mis pensamientos, y estoy expuesta a las críticas; pero las que tienen un sentido, una base, las que se apoyan en una evidencia, datos. No aquellas que simplemente son, no digas esto que no me gusta, no seas así que me molesta. Bueno, perdona, pero a mí, también me molestan muchas actitudes, muchas expresiones, muchas ideas y sencillamente me callo, las dejo pasar, porque cada uno puede ejercer su libre derecho de libertad intelectual, de pensamiento, de conciencia.

       Y es que tenemos derecho a expresarnos libremente, siempre y cuando nuestros pensamientos, ideas y opiniones no entren en conflicto con otros derechos igualmente protegidos. 

        Tenemos derecho a expresarnos libremente, pero no a ser felices, o al menos no a demostrarlo; porque  a mí me han dicho en más de una ocasión, no seas tan positiva que deprimes; pero a mí no se me ha ocurrido nunca decirle a alguien que expresa su dolor, su negatividad, sus malas experiencias, "oye, no seas así que me deprimes, que me aburres".

        Hay dos palabras, respeto y tolerancia que desgraciadamente se pierden en la inmensidad de las redes sociales; y es muy lamentable comprobar cómo se han convertido en un entorno para la intolerancia, la falta de respeto, de empatía. Cuándo deberían ser el marco para el trabajo en equipo, la colaboración, el apoyo; más si cabe cuando hablamos de enfermedad, y si rizamos más el rizo de una enfermedad invisible como es la fibromialgia, cuya mayor queja por parte de las afectadas es que nadie entiende nuestro dolor, nuestro sufrimiento. Irónico verdad. En lugar de ser más constructivos y aportar ideas de cambio, que mejoren nuestra calidad de vida, nos dedicamos a criticar a machacar a todo aquél que tiene una actitud positiva.


4 comentarios:

  1. Hola Maite:

    Me llamo Cris y hace muy poco días que descubrí tu blog. Me gusta porque aunque hablas de una enfermedad, lo haces con alegría y positividad. A mí, personalmente, no me deprimes y creo que a otras muchas personas tampoco, aunque no dejen comentarios. He entrado en otros blogs que tratan el mismo tema así como en páginas de Facebook y sólo encuentro quejas, dolor, síntomas, medicamentos... Y eso sí que me deprime.
    También he encontrado actitudes en las que nos llaman "guerreras", "divas" y no sé cuántas tonterías más. Como tú dices en otros posts yo no lucho contra ninguna enfermedad, yo convivo con ella y trato de aceptarla y llevarla de la mejor manera posible. Ello no me convierte en una guerrera ni cuidar mi cuerpo y mi estética me convierte en una diva.
    También estoy de acuerdo contigo cuando dices que utilizamos las redes sociales para atacarnos y hacernos daño. Muchas veces ocurre así y es muy triste porque podríamos utilizarlas para todo lo contrario y seríamos mucho más felices.

    Muchas gracias por este bello blog.

    Un abrazo

    Cris

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cris,
      Siempre digo que cuento mi experiencia, y es que es verdad, soy así, tal cual lees. Hace poco alguien en una red social me dijo que enferma y positiva, algo era mentira, que no se lo creía. Y el "no seas tan positiva que molestas" me lo han dicho más de una vez, en grupos de facebook y en twitter, es triste verdad.
      Afortunadamente nada me hace cambiar creo que voy por buen camino, que lo estoy haciendo bien, así que seguiré enarbolando mi bandera de Siempre Adelante.
      Son muchos años ya con mi amiga la fibro y hace mucho que deje de luchar contra ella, simplemente me acompaña en mi vida.
      Y como tu dices no me considero fibroguerrera, ni diva, ni nada especial por tener fibro. Yo ya era especial antes de esta enfermedad, y lo soy por mi personalidad, por mi carácter, mi actitud, pero la fibro no me define.
      Llevo muy poco tiempo en esto de las redes, no llega ni a dos meses que hice la cuenta de twitter, facebook, instagram y pinterest unidas al blog, y me han atacado ya unas cuantas veces, igual en los grupos de facebook en los que participo; también he encontrado gente maravillosa, pero increiblemente se han metido conmigo por ser positiva y alegre, por ser feliz. Lamentable.
      Pero me da igual, como digo, yo me centro en lo que me aporta, en las personas de mi entorno, y en las nuevas que voy conociendo que suman, que hacen mi mundo más bonito. Y por ellas, pero sobre todo por mí, seguiré escribiendo, porque me encanta.
      El blog está alojado en varias webs y sobrepasa ya las 20.000 visitas y me encanta, me hace feliz; pero sabes, cuando lo empecé en septiembre y me habían leído 25 personas también era la más feliz del mundo, porque hago lo que me gusta, y de eso se trata.
      Cuídate mucho, y se feliz.
      Siempre Adelante.
      Besos

      Eliminar
  2. Siempre es lundo leerte... besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras.
      Gracias por seguirme.
      Seguiré escribiendo porque me encanta, me desahoga, me relaja.
      Cuídate.
      Besos

      Eliminar

Gracias por tu comentario.

Mi Fibromialgia en Redes Sociales

     El otro día en Twitter hablé de los amigos.    Y es que si algo bueno me ha traído la Fibromialgia son amig@s (no me gusta utilizar...